En el año 1975, una joven apasionada Petra Juárez, conocida por Patri, procedente de Andalucía y de una familia humilde de 10 hermanos, elige la profesión de peluquera a los 15 años. A la edad de 22 años decide abrirse camino en el mundo empresarial con una pequeña peluquería de 10m2 situada en L´Hospitalet, Barcelona.

En poco tiempo se hace muy conocida por su gran personalidad, profesionalidad y destreza en su trabajo, destacando en el campo de los recogidos que eran la tendencia en aquella época.

Con tres hijos y a la edad de 42 años su carrera profesional se ve limitada debido a una enfermedad degenerativa que la deja inmovilizada temporalmente y no le permite seguir trabajando al mismo ritmo. Por ese motivo y teniendo dos trabajadoras a su cargo, decide que será su hija Patricia la que se quedará al mando del negocio.

Patricia en aquel momento tenia 16 años, cursando bachillerato pero sin tener muy claro a lo que se quería dedicar. Debido a las circunstancias y al ver que su familia la necesitaba, comenzó a aprender el oficio. Al principio sigue estudiando y trabajando, pero llega un momento que la peluquería le absorbe todo el tiempo y quiere aprender más. Inicia su formación académica con algunas de las firmas más relevantes de aquel momento y tiene la gran suerte de dar con grandes profesionales que le contagian su pasión por la peluquería (Cebado, Sabariz, Llongueras…)

Con un gran afán de seguir las huellas de su madre decide ampliar el salón para poder dar más comodidad y servicios a su fiel clientela. Con el apoyo incondicional de sus seres más queridos decide hacer una transformación a su negocio, buscando ayudar a las personas más allá de su imagen y cambiando el concepto de peluquería por algo más fresco, natural y actual.

Su propuesta es sacar el máximo partido a la belleza tanto exterior como interior de las personas, el eslogan principal “La belleza está en tu espíritu” define muy bien la nueva filosofía de empresa.

En el año 1975, una joven apasionada Petra Juárez, conocida por Patri, procedente de Andalucía y de una familia humilde de 10 hermanos, elige la profesión de peluquera a los 15 años. A la edad de 22 años decide abrirse camino en el mundo empresarial con una pequeña peluquería de 10m2 situada en L´Hospitalet, Barcelona.

En poco tiempo se hace muy conocida por su gran personalidad, profesionalidad y destreza en su trabajo, destacando en el campo de los recogidos que eran la tendencia en aquella época.

Con tres hijos y a la edad de 42 años su carrera profesional se ve limitada debido a una enfermedad degenerativa que la deja inmovilizada temporalmente y no le permite seguir trabajando al mismo ritmo. Por ese motivo y teniendo dos trabajadoras a su cargo, decide que será su hija Patricia la que se quedará al mando del negocio.

Patricia en aquel momento tenia 16 años, cursando bachillerato pero sin tener muy claro a lo que se quería dedicar. Debido a las circunstancias y al ver que su familia la necesitaba, comenzó a aprender el oficio. Al principio sigue estudiando y trabajando, pero llega un momento que la peluquería le absorbe todo el tiempo y quiere aprender más. Inicia su formación académica con algunas de las firmas más relevantes de aquel momento y tiene la gran suerte de dar con grandes profesionales que le contagian su pasión por la peluquería (Cebado, Sabariz, Llongueras…)

Con un gran afán de seguir las huellas de su madre decide ampliar el salón para poder dar más comodidad y servicios a su fiel clientela. Con el apoyo incondicional de sus seres más queridos decide hacer una transformación a su negocio, buscando ayudar a las personas más allá de su imagen y cambiando el concepto de peluquería por algo más fresco, natural y actual.

Su propuesta es sacar el máximo partido a la belleza tanto exterior como interior de las personas, el eslogan principal “La belleza está en tu espíritu” define muy bien la nueva filosofía de empresa.